Automotriz

De la vez que los abrazos me recordaron mi misión

Viernes 28 agosto de 2016

Bienvenido a mi blog nuevamente, esta es una sección nueva, donde relatará un poco de mi día a día en la industria automotriz en México.

Se me ocurrió el viernes,  es más que nada una forma de compartir mis experiencias y el aprendizaje que viene con ellas.

MI VIERNES

Comencé cansada el día, traigo arrastrando un estilo de vida de muchas horas de trabajo al día, más de 12 seguidas mínimo.

Hice un poco de yoga y comencé a escribir a eso de las 5:30 am.

Se me ocurrió hace tiempo como hobbie adicional abrir mi blog personal y escribir sobre autos (¡¡Como si no fuera suficiente hablar 12 horas seguidas de autos, la loca de mi quería más!!) Así­ que la única hora viable para lograrlo es empezar mi día a las 4 o 5 am.

De nada sirve todo el conocimiento, todas las habilidades, todos los diplomas que conforman nuestro acervo personal si no los usamos para el bien de los demás.

ENTREGA DE CAMIÓN

Quise ir personalmente a la entrega de un camión para un cliente nuevo; el visito mi blog y me escribió el 28 de junio, le llame personalmente (Hay ocasiones que ya no puedo llamar personalmente a todos los que me escriben, pero intento hacerlo lo más que puedo, son cientos así­ que tuve que pedir ayuda, ahora tengo un equipo adicional que me apoya)

En la llamada nota que era un emprendedor, con todas las ganas del mundo y mil paredes que derrumbar. Lo invite a tomar un café a la oficina, me comento que tenía un problema para conseguir un camión para su negocio recién iniciado.

Después de un par de semanas estaba listo para comenzar esta aventura junto conmigo. Lograr ese camión habí­a resultado muy complicado para él, hasta que llego conmigo.

Si bien yo no podía ayudarle a romper todas las paredes si podía conseguirle ese camión para que les diera con todo.

¡Movimos cielo mar y tierra juntos y lo logramos!

El viernes iba por su camión nuevo y yo quería ir personalmente a felicitarlo.

Iba cansada, eran apenas las 10:30 am y yo ya tenía casi 6 horas seguidas trabajando, aun así­, quise ir, apenas entre en la agencia y al ver la sala de exhibición me sentí­ como niña en dulcería, tantos coches, de tantos colores, mi estado de ánimo comencé a cambiar en automático, comencé a tomarles fotos y a imaginarme en el volante!! (¡Joder con mi vicio, no es nada barato!)

Algunas fotos que toma ese día en la sala de exhibición de Chrysler.

.

Estaba muy entretenida tomándoles fotos cuando me saludo Cristóbal (Así­ se llama uno de los protagonistas de mi viernes) quien recién llegaba y me saca de mi frenesí­ de fotógrafa de coches.

Conocí­ a su mamá, (ya conocía a su papá, un papá como esos de las pelí­culas, amable, dispuesto, y de esos que apoyan incondicionalmente a sus hijos), cuando conocí a su mama pude ver porque Cristóbal salió tan luchón€.

MI LECCIÓN 1 DEL DÍA

La lección número uno paso cuando vieron el camión, se sorprendieron positivamente, y su mamá me dio un abrazo muy fuerte, de esos que te conmueven, de esos que te dejan huella en el alma. Me agradeció mucho por la ayuda a su hijo, luego siguieron más abrazos.

Sala­ de la agencia sintiéndome llena, completamente feliz.

img_1898

Continuó mi día y platicando por WhatsApp con Cristóbal, me contó que recién habí­a sido estafados por una financiera con una fuerte suma de dinero y que encontrarme en su camino habí­a sido genial.

EL RESTO DEL DíA

El resto del día lo enfoqué personalmente junto con mi equipo a lograr entregar una camioneta a una hermosa pareja (papas de una muñequita) que recién habí­a llegado a Monterrey a vivir. Ellos son de Torreón y estaban en una situación bastante tediosa, 2 meses intentando comprar una camioneta sin resultado. (Malos vendedores + situación complicada)

Diana y Miguel llegaron conmigo recomendados, nos conocimos y manos a la obra; analizamos su situación y después de algunas semanas y mucha gente trabajando en conjunto de varias ciudades, ¡lo logramos!

Hicimos de todo para que pudiéramos entregarla ese mismo día y pudieran irse el fin de semana a pasear en ella. (Si algo nos diferencia en Car Fast es que primero esté el cliente, no tenemos horarios, si había que trabajar extra para darles las llaves de su camioneta, lo haríamos con gusto).

Así­ que decidí­ ir personalmente también a su entrega.

Hice otra vez de fotógrafa, les tome© muchas fotos y videos.

Oh sorpresa, más abrazos sinceros para mi­.

Salí­ a las 9 de la noche de la agencia, me subí­ a mi coche y comencé a reflexionar en medio de la felicidad que sentía.

De nada sirve todo el conocimiento, todas las habilidades, todos los diplomas que conforman nuestro acervo personal si no los usamos para el bien de los demás.

Los abrazos de mis clientes sumado a sus sonrisas me hicieron recordar mi misión personal, recordar que comencé Car Fast con el objetivo de ayudar, de hacer más fácil la vida de las personas, de brindarles una experiencia de compra única, perfecta.

A veces con el ritmo de vida acelerada uno suele olvidarse un poco de ello. Sin embargo, es importante tenerlo siempre presente, porque es lo que nos permite seguir mejorando.

Un agradecimiento especial a todas las personas involucradas para que estas experiencias resultarán hermosas, mi equipo en Car Fast, nuestros socios de negocios representados por su gran equipo: ScotiaBank de Monterrey, Scotiabank de San Miguel de Allende, Scotiabank de CDMX, Arrendadora Datamóvil de Monterrey, Agencia KIA Gonzalitos, Agencia RAM de Garza Sada, y sobre todo a los protagonistas principales de mi viernes: Cristóbal, Diana y Miguel por confiar en mi.

Colgaré una foto de Cristóbal y, de Diana y Miguel para que me recuerden porque debo seguir trabajando duro e incansablemente. Y al menos para mi:

La mejor batería es la felicidad de mis clientes.

 

Gracias por leerme, excelente semana.

 

Nazareth Black

Comentarios desactivados en De la vez que los abrazos me recordaron mi misión